Una solución de Un solo Estado en Palestina: Pros y Contras

Dado que estas zonas aisladas no son viables por sí solas, sus vínculos económicos y sociales y su conexión con el mundo exterior serían a través de Jordania. Además, la Franja de Gaza también se expandirá en dirección a Egipto, sabiendo que Israel siempre ha querido que esto suceda, mientras que Jerusalén permanecería bajo el control total de Israel. Aunque Jordania y Egipto rechazaron ideas similares, suponemos que Estados Unidos estaría presionando por algo similar, es decir, un plan que tranquilizaría a Israel y daría algo a los palestinos. Un gran número de palestinos temen que sus dirigentes, que no fueron elegidos y que no los representan y que, según ellos, tratan de mantenerse en el poder cueste lo que cueste a la causa nacional, se pongan de acuerdo en un plan similar. Estas preocupaciones pueden ser exageradas, pero hacen que el debate sobre la solución de un solo Estado sea más urgente.

El problema de una solución de un solo Estado radica más en la viabilidad de su aplicación que en la voluntad de aplicarla, ya que existen obstáculos importantes que se interponen en su camino. Existe un fuerte consenso internacional sobre una solución de dos Estados, además de la determinación de Israel de seguir siendo un Estado judío que otorgue a sus ciudadanos judíos precedencia sobre otros. Será arduo y lento llegar a un consenso internacional sobre una solución alternativa de un solo Estado que sustituya a la solución de dos Estados que se aceptó. Dado que el tiempo está solo a favor de Israel, la prioridad para los palestinos debería ser comenzar a actuar de inmediato.

La situación actual no podría ser mejor para Israel y sus aliados, ya que hay un liderazgo palestino débil que crea una sensación de igualdad ilusoria entre el ocupado y el ocupante, lo que libera a Israel de sus responsabilidades legales como potencia ocupante. Además, hay un largo proceso de paz, que da cobertura a la ocupación israelí, además de una ociosidad internacional y un pueblo palestino dividido incapaz de resistir. Por lo tanto, los palestinos son los mayores perdedores de esta situación y deben tratar de cambiarla.

Israel y Palestina son considerados hoy como un solo Estado, pero como un estado de apartheid que discrimina entre judíos y no judíos. La misión de los palestinos es combatir el sistema de apartheid y luchar por obtener la igualdad de derechos bajo el dominio israelí, en lugar de luchar por un Estado palestino descabellado. Primero deben desmantelar la Autoridad Palestina, que oculta la situación real antes de enfrentarse a Israel, su actual gobernante directo. Por otra parte, teniendo en cuenta que son un pueblo privado de un Estado independiente bajo ocupación militar, deben reclamar derechos civiles y políticos completamente iguales a los de los ciudadanos israelíes. Esto puede obligar a Israel a responder. Puede ignorar las peticiones de los 5 millones de palestinos sobre los que gobierna, evacuar sus tierras o concederles iguales derechos.

Israel probablemente rechazará estas tres opciones, pero esto no redundará en su mejor interés. De esta manera, los palestinos romperán de una vez por todas el dominio de Israel sobre el discurso político y cambiarán las reglas del juego mortal que está jugando contra ellos.

Esta estrategia no ganará popularidad entre los palestinos que no desean convertirse en ciudadanos israelíes de segunda clase. ¿Pero su vida es mejor ahora bajo ocupación? ¿Hay otra opción en las circunstancias actuales? Creo que si mantienen este plan, lo único que perderán son sus ilusiones, y en esta encrucijada crítica de la historia palestina, esta puede ser la única manera de evitar debilitar su causa. Su viaje será duro y doloroso, pero es una oportunidad para construir un estado democrático al que aspira la reunión de Ramallah y que permitirá a los refugiados regresar a su tierra ancestral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.